Skip to main content

Solicita una

demostración

sin compromiso.



















    Este sitio está protegido por reCAPTCHA y aplican la
    política de privacidad y
    condiciones de servicio de Google.



    Trabajo asíncrono y comunicación asíncrona, ¿algo realmente nuevo?

    Si la forma de trabajar y relacionarse cambia, la comunicación también debe cambiar, ya que es algo consustancial a las personas.

    Trabajo asíncrono y comunicación asíncrona, ¿algo realmente nuevo?

    Tendencias principales según el nuevo estudio de AEDIPE

    Recientemente se ha presentado el estudio sobre Las (nuevas) formas de trabajar, impulsado por la Asociación Española de Dirección y Desarrollo de Personas (AEDIPE). Este estudio se ha realizado con la participación de más de 500 Directores de RR.HH., Directores Generales y CEO con poder de toma de decisiones en sus organizaciones.

    El estudio, completado con entrevistas cualitativas y que contó con la participación de Fernando Trías de Bes, ofrece información específica sobre las nueve tendencias principales en la gestión de personas dentro de las organizaciones. Éstas son las principales tendencias extraído de dicho estudio:

    1. Más flexibilidad. El nuevo modelo de trabajo que las organizaciones no pueden ignorar.
    2. Más del 35% de los trabajadores consolidan un teletrabajo parcial.
    3. La medición del rendimiento y de la productividad se digitaliza.
    4. La innovación y la digitalización siguen siendo las asignaturas pendientes.
    5. Pequeñas y grandes empresas: estrategias y prioridades diferentes.
    6. El reclutamiento y la selección preocupan cada vez más a las direcciones de RR.HH.
    7. Los espacios de trabajo se transforman en colaborativos y sostenibles.
    8. Bienestar Laboral: el gran ganador de la era post-COVID.
    9. El proyecto: una nueva forma de gestionar la empresa que desplaza la tradicional estructura organizativa.

    A priori llama la atención que en ninguna de las nueve tendencias se hace mención expresa a un aspecto tan básico y transversal como es el de la Comunicación Interna en las empresas. Una lectura más pausada me lleva a pensar que quizá no aparezca esta mención expresa porque, en el fondo, la comunicación impregna cada una de ellas. Para mí tanto la primera, sobre el nuevo modelo de trabajo, como la séptima, sobre la transformación de los espacios de trabajo colaborativos, son las que de forma más clara necesitan de la comunicación para engrasar bien todos los engranajes de las organizaciones y las relaciones entre las personas.

    La crisis producida por la pandemia provocó un gran punto de inflexión en nuestras vidas y, por supuesto, en los procesos empresariales. De hecho, se popularizó el término «nueva normalidad» para la situación que se presentaba. Incluso se utilizó intensivamente como algo novedoso, semana tras semana, pese a que se tratara de un término de uso cotidiano en los entornos económicos y académicos al menos desde 2008.

    Nuevas formas de trabajo en las empresasNuevas formas de trabajo en las empresas

    Tampoco el teletrabajo ha sido una consecuencia de la pandemia. Ya se venía practicando por quién podía hacerlo, lo que sucedió es que muchas personas se vieron obligadas a trasladar sus puestos de trabajo a sus domicilios y, después, algunas organizaciones han consolidado determinadas funciones mediante el teletrabajo o fórmulas híbridas. Eso ha hecho que esta fórmula laboral se haya popularizado, aunque no todos lo hayan puesto en práctica por imposibilidad, por inercia o por otras razones. Lo cierto es que hoy se habla del teletrabajo con naturalidad y se ha convertido en la principal (que no exclusiva) forma de desempeñarse en muchas o parte de las funciones de las empresas.

    Pero, no olvidemos que cuando decimos teletrabajo no siempre nos referimos a este concepto en sentido estricto. Es más exacto hablar de «nuevas formas de trabajo» cuando lo que queremos decir es trabajo no necesariamente presencial o simultáneo en un puesto de trabajo concreto y fijo.

    Una de las muchas consecuencias de las nuevas formas de trabajo (teletrabajo, trabajo híbrido, trabajo asíncrono) ha sido la necesidad de adaptar la comunicación a un nuevo entorno. Como la comunicación es un lugar común que siempre existe, cuando el statu quo cambia, las condiciones de la comunicación también cambian. Surgen nuevas necesidades y hay que desarrollar nuevos canales y técnicas, pero con una particularidad propia de la esencia de la comunicación: no se pueden abandonar las prácticas anteriores, lo que hay que hacer es adaptar las que ya se venían utilizando e incorporar las nuevas.

    La comunicación asíncrona

    Un caso curioso es el del término «comunicación asíncrona», que procede del ámbito de las telecomunicaciones y se refiere a la transmisión de datos sin coincidencia temporal. Si lo trasladamos al mundo de la comunicación en el sentido que nos ocupa, es evidente que nos referimos a cualquier proceso de comunicación que no se realice en tiempo real. Ahora nos viene a la mente el caso de los correos electrónicos como ejemplo paradigmático de la comunicación asíncrona, porque se envían en un momento concreto y pueden responderse más tarde. Sin embargo, las nuevas tecnologías no deben hacernos olvidar que las «conversaciones en diferido» siempre han existido en el ámbito empresarial (tablones de anuncios, encuestas, buzones de sugerencias).

    En resumen, con la ampliación de las llamadas nuevas formas de trabajo en casi todos los sectores y en muchas actividades ya se han instalado en las organizaciones fórmulas de trabajo a distancia, híbrido y/o asíncrono. Esto lleva asociada la necesidad de adaptar todas las actividades internas y externas de las organizaciones. Y una de ellas es la Comunicación Interna. Creo que podemos hablar con naturalidad de comunicación híbrida o de comunicación asíncrona, pero sin olvidar que estas dos formas de comunicación ya existían (y creo que siempre han existido). Lo que ahora sucede es que los desarrollos tecnológicos las han favorecido y generalizado. Y nunca debemos olvidar que la comunicación, expresa o tácita, siempre ha existido y siempre existirá. Y por ende, todas las formas de comunicación siempre son válidas y necesarias.

    Deja un comentario

    Deja tu comentario

    ¡Prueba Dialenga 1 mes gratis!

    Descubre todas las prestaciones con las que mejorar en la comunicación interna de tu empresa. Una gestión sencilla, rápida y eficaz con la que conectar con tus empleados.

    Solicita tu demo
    Subir